Violencia de género y doméstica en Zaragoza

Actualmente nuestra sociedad sufre de estos problemas endémicos.
Vestigio 8 puede resolver todos sus problemas de este ámbito tan problemático. Le aportamos las pruebas necesarias para que sus dudas se resuelvan y no tenga que sufrir consecuencias graves de esta índole. Trataremos su caso con la máxima discreción, profesionalidad y humanidad que nos caracteriza.



○ Seguimientos y Vigilancias por acoso o intimidación

○ Informes determinar solvencia por impago

○ Verificación de órdenes de alejamiento

○ Informes por abandono familiar


Ofrecemos colaboraciones en peritajes psicológicos (Consultar).



Servicios especiales por violencia de género y doméstica:

Los servicios de violencia de género y doméstica son de un tipo  muy especial. Generalmente son delitos públicos por su naturaleza y tras la reforma del código penal en 2015, se siguió manteniendo la línea continuista de separar la violencia de género de la doméstica, dotando a la primera de mayor protección y de mayores penas imputables. Al tratarse de delitos públicos, los detectives no podemos inferir en la investigación de estos tipos de delitos, pero podemos ayudar sobretodo en dos puntos:

  1. Cuando la víctima quiere iniciar una denuncia y los detectives montamos una contravigilancia para realizar una posterior denuncia. Evidenciamos, utilizando diversos dispositivos electrónicos de registro de audio y vídeo, cualquier tipo de situación de acoso, insultos, injurias, intimidaciones, agresiones o asedios en la vía pública o lugares públicos.
  2. En este caso nuestro trabajo de investigación comienza tras una sentencia donde se establece una orden de alejamiento para el agresor. Nuestra función consistiría en comprobar el correcto cumplimiento de la sentencia y, en caso contrario, reflejar gráficamente el incumplimiento y avisar inmediatamente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como es nuestra obligación.
No obstante, estos caso los abordamos desde Detectives Vestigio 8 con muchísima cautela, pues son asuntos muy delicados, tanto por las secuelas psicológicas, familiares y personales que estas situaciones causan en las personas, como porque como por articulación de nuestro trabajo hacia la constitución, denuncia y enjuiciamiento de un delito público hacen que el planteamiento de estos casos requiere de una pericia extraordinaria antes de proceder. En ocasiones, no es difícil encontrarse en la situación de que el propio maltratador, con la excusa de querer saber si su mujer o ex-mujer trata bien a sus hijos, pide una investigación privada y si existen órdenes de alejamiento previas o denuncias por maltrato anteriores, el detective debería informar inmediatamente a la Policía o Guardia Civil dado que podría incurrir el detective en un delito de no hacerlo, así como el agresor continuar ejerciendo violencia de algún tipo sobre quienes ya agredió en el pasado.