Detectives Privados en Zaragoza

"La verdad es tan sólo la concatenación de vestigios"

¿Qué hacemos por usted?


Aportamos a los clientes las soluciones que necesitan en el trasfondo legal y personal. Nuestras investigaciones se dirigen por el más absoluto rigor y confidencialidad, despejando dudas de la mejor forma posible.

========================

Vestigio 8 ofrece servicios tanto a particulares, empresas, abogados o bancos, con una amplia variedad de servicios de incalculable valor cuando se trata de resolver problemas profesionales o personales, aportando pruebas sólidas con las que resolver conflictos tanto en el ámbito personal como el empresarial.

========================


Los Detectives Privados son Testigos Cualificados ante la Ley, por ello todos nuestros casos se cierran con un informe completo, detallado y riguroso, junto con el material obtenido en el transcurso de la investigación.


Tips para saber cuando debes contratar un Detective para tu empresa

Contraespionaje:

Algunas compañías toman grandes medidas de seguridad para evitar que sean espiadas por su competencia o que se filtren informaciones sobre sus patentes, inventos, proyectos de nuevos productos u otros secretos empresariales. El espionaje industrial puede realizarse de dos maneras:

Continúa:

Fuente:
Emprendedores.es

¿Por qué utilizar GPS por un detective, en ejercicio de su oficio, no es delito leve de coacciones?

Hoy vamos a comentar una Sentencia favorable y pionera conseguida por el despacho en el ámbito Penal. 

En este caso, la Audiencia Provincial de Cantabria no entiende que exista delito leve de coacciones en la utilización de dispositivos de GPS por parte de un detective en el ejercicio de su oficio. 

El pasado día 7 de marzo de 2018 la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha dictado Sentencia absolviendo de un delito leve de coacciones a un detective privado que, en el ejercicio de su oficio, había colocado dos dispositivos GPS en el vehículo de un particular al que venía haciendo un seguimiento.

Continúa:

Fuente: 

Sarabia y Asociados